Curso de Sommelier de Té

Nuestra Escuela de Té

Gyokuro Círculo Argentino del Té nace con la idea de interpretar, describir y transmitir la milenaria historia del té en China, Japón, India, África, Europa y América, para enlazarlo en los procesos históricos en Argentina y su desarrollo en la provincia más importante del cultivo de Camellia sinensis: Misiones.

En este espacio de difusión del té se dictan numerosas actividades que promueven y desarrollan la cultura de la segunda bebida más consumida del mundo después del agua, entre las actividades que se realizan en Gyokuro están los cursos de Sommelier de Té y Maestro de Té, presencial o a distancia vía Skype.

Por otro lado, también se analizan y se describen cada uno de los procesos de elaboración de las distintas variedades de té, con videos, imágenes, exposiciones, seminarios y charlas temáticas que acompañen la presentación en cada clase.

En este sentido, se realizarán, entre otras actividades, catas y degustaciones de tés de diferentes países y de cada una de las variedades de té, con el posterior análisis, a través de planillas de cata, con el fin de evaluar la calidad de cada uno de ellos.

Los cursos de Gyokuro están avalados por la Escuela Española de Sommelier

Gyokuro, Círculo Argentino del Té declaro de interés cultural por el Ministerio de Cultura de la Nación Argentina y por el Concejo Deliberante de la Ciudad de Obera, Pcia de Misiones

Gyokuro Círculo Argentino del Té es auspiciado por la Casa de Misiones (Representación oficial en Buenos Aires)

Gyokuro es miembro de la Sociedad Japonesa The World Green Tea Association.

avales

avales

24 de septiembre de 2016

La importancia del agua para preparar un buen té

Compartimos un párrafo del libro " "El Libro del Amante del Té" donde habla de la importancia del agua para infusionar las hebras, en Gyokuro creemos que para que un buen té se exprese, es importante el agua que se usa, por eso en el viaje que emprenderemos a Misiones, antes de visitar las plantaciones,visitaremos la planta de Agua de las misiones y realizaremos un Taller de Agua donde nos enfocaremos en enseñar cual es la mejor agua para un té.




17 de julio de 2016

Fangcun Tea Market

En el mágico e imponente mercado de té de Fangcun, China, adquiriendo exóticas hebras de té para nuestra escuela Gyokuro Círculo Argentino del Té, las mismas se degustarán durante el curso de Sommelier de té. 

Fangcun Tea Market esta localizado en la parte suroeste de Guangzhou,en la provincia de Canton,  Guangzhou esta situada sobre el río de las Perlas, es la ciudad más importante del sur de China. Su posición estratégica, muy cerca de Hong Kong, ha permitido que la ciudad se desarrolle con rapidez. 


En el Mercado de té se encuentran en exposición una gran variedades de té de todo el país (incluyendo Taiwán), materiales de embalaje, maquinaria para el té, y juegos de té y diversos estilos. 

Se estima que hay más de 3.000 tiendas, los tés provienen de de las provincias de Yunnan, Hunan, Fujian, etc.

Realmente es un lugar extraordinario y muy lindo, si estas por Guangzhou no te lo podes perder, pero te aviamos que con un día no te alcanza para recorrerlo. 







22 de abril de 2016

El té según George Orwell

Eric Arthur Blair (25 de junio de 1903-  21 de enero de 1950), más conocido por el seudónimo de George Orwell, fue un escritor y periodista británico, cuya obra lleva la marca de las experiencias personales vividas por el autor en tres etapas de su vida: su posición en contra del imperialismo británico que lo llevó al compromiso como representante de las fuerzas del orden colonial en Birmania durante su juventud; a favor de la justicia social, después de haber observado y sufrido las condiciones de vida de las clases sociales de los trabajadores de Londres y París; en contra de los totalitarismos nazi y estalinista tras su participación en la Guerra Civil EspañolaAdemás de cronista, crítico de literatura y novelista, Orwell es uno de los ensayistas en lengua inglesa más destacados de los años treinta y cuarenta del siglo XX. Sin embargo, es más conocido por sus dos novelas críticas con el totalitarismo y publicadas después de la Segunda Guerra Mundial, Rebelión en la granja (1945) y 1984 (1949), escrita en sus últimos años de vida y publicada poco antes de su fallecimiento, y en la que crea el concepto de «Gran Hermano», que desde entonces pasó al lenguaje común de la crítica de las técnicas modernas de vigilancia.
En 2008, figuraba en el puesto número dos del listado de los cincuenta escritores británicos de mayor relevancia desde 1945, elaborado por The Times.
El adjetivo «orwelliano» es frecuentemente utilizado en referencia al distópico universo totalitarista imaginado por el escritor inglés.


Si bien Orwel se le considera inglés a pesar de haber nacido en la ciudad de Motihari, en la India, pues ésta, en aquellos años, formaba parte de la administración colonial británica. No es extraño, entonces, que el escritor y periodista haya sido un gustoso del té, la bebida inglesa por excelencia, y que ya se nombraba desde el año 1650. En enero de 1946, cuatro años antes de su muerte, George Orwell dedicó unas líneas a la bebida que está estrechamente relacionada con las letras, al menos en la literatura inglesa: el té. El autor británico escribió un ensayo, una especie de manual compuesto por once reglas de oro para preparar una perfecta taza de té. A Nice Cup of Tea es una declaración sobre cómo se debe tomar el té para considerarse un auténtico británico:


  • En primer lugar se debe usar té de la India o Ceilán. El té de China tiene virtudes que no deben ser despreciadas en la actualidad (es económico, y se puede tomar sin leche), pero no lo encuentro muy estimulante; no te sientes ni más sabio, ni más valiente ni más optimista después de beberlo. Cualquiera que haya usado esta frase reconfortante: “una buena taza de té”, está hablando sobre el té de la India. 
  • En segundo lugar el té debe prepararse en pequeñas cantidades, es decir, en una tetera. El té preparado en termo siempre es de mal gusto, mientras que el té del ejército, hecho en una olla, tendrá sabor a grasa y a cal. La tetera debe ser de porcelana o loza. Teteras de plata o Britanniaware producirán té de inferior calidad, así como las ollas de esmalte. Curiosamente una tetera de peltre (una rareza en la actualidad) nos dará un té bastante aceptable.  

  • En tercer lugar debemos precalentar la tetera. Ser mejor colocarla sobre una fuente de calor que por el método habitual que utilizan algunos bebedores (echando agua caliente).  
  • En cuarto lugar el té debe ser fuerte. Para una tetera de un cuatro tazas, si se va a llenar casi hasta el borde, seis cucharadas colmadas serían lo correcto. En una época de racionamiento no se podrá realizarlo a diario, pero yo sostengo que una taza de té fuerte es mejor que veinte débiles. Todos los amantes verdaderos del té no sólo les gusta el té fuerte, sino que a medida que pasan los años, les gusta un poco más fuerte. Un hecho que lo ratifica es la ración adicional que se les pone a los jubilados. 
  • En quinto lugar el té se debe poner directamente en la tetera, sin filtros, ni bolsas de muselina u otros dispositivos para encarcelar al té. En algunos países se coloca un colador sobre la taza para recoger las hojas sueltas, debido a que suponen que son perjudiciales si se ingieren, pero se pueden tomar hojas de té en grandes cantidades sin que afecten negativamente a la salud. Si el té no está suelto en la tetera no sé infundirá correctamente. 
  • En sexto lugar uno debe llevar la tetera al cazo donde el agua hierve, y no al revés. El agua debe estar hirviendo en el momento en que se vierte sobre el té, lo que significa que se debe mantener al fuego mientras se echa. Algunas personas consideran que sólo se debe utilizar agua que haya sido recién hervida, pero nunca he notado diferencia alguna. 
  • En séptimo lugar, después de echar el agua hay que remover el té, o mejor, dar a la tetera una buena sacudida, permitiendo que las hojas se asienten. 
  • En octavo lugar se debe beber de una taza grande de desayuno, del tipo cilíndrico, no del tipo plano y poco profundo. La taza de desayuno tiene más capacidad, y con las otras siempre se queda el té medio frío antes de comenzar a beberlo. 
  • En noveno lugar se debe retirar la nata de la leche antes de utilizarla para el té. La leche que es muy cremosa siempre le da un gusto enfermizo. 
  • En décimo lugar se debe verter el té en la taza antes que la leche. Este es uno de los puntos más polémicos, de hecho en todas las familias de Gran Bretaña probablemente hay dos escuelas de pensamiento sobre el tema. La escuela que echa primero la leche (que puede tener argumentos contundentes) y la escuela que la echa después. Yo sostengo que mi teoría es irrefutable. Al poner el té primero se puede regular exactamente la cantidad de leche, mientras que si se hace al revés se puede poner demasiada leche y no tendrá arreglo. 
  • Por último, el té, a menos que uno lo esté tomando al estilo ruso, se debe beber sin azúcar. Sé muy bien que soy una minoría. Pero aún así, ¿cómo puede denominarse amante del té de verdad si destruye su sabor poniéndole azúcar? Si le pone azúcar sería igualmente razonable ponerle pimienta o sal. El té es amargo, al igual que la cerveza. Si lo endulza estaría perdiendo el sabor auténtico del té, ya que sólo sabría a azúcar.
Ahora solo queda infusionar de una buena tasa de té mientras disfrutamos de Rebelión en la Granja


31 de octubre de 2014

Gyokuro, Círculo Argentino del Té declarado de interés cultural por el Ministerio de Cultura de la Nación Argentina

Es una alegría inmensa compartir con todos que nuestra escuela, Gyokuro Círculo Argentino del té, ha sido declarada de interés cultural y auspiciada por el Ministerio de Cultura de la Nación.
Muchas gracias a cada uno de ustedes por todo el apoyo y el acompañamiento de estos años!!





21 de julio de 2014

MAIKO TEA

Uno de los milenarios países tan identificados con el mundo del té es Japón, en el cual, a través de ceremonias, costumbres y culturas, traduce todo lo que significa el té en su sociedad, por lo que resulta sumamente imprescindible la valoración de su degustación en cada región nipona, y es precisamente en la ciudad de Kyotanabe, al sur de Kyoto, donde se cultivan los famosos té verdes de MaikoTea.

Y fue a partir de 1950, que los productores comenzaron a cultivar té en las primeras plantaciones en la región de Fugenji, en Kyotanabe, siendo recién para 1970 que se la conocería como Maiko Tea, cultivando y produciendo mayoritariamente té verde.

La región de Kyoto goza de un clima óptimo para el cultivo de té, de característica subtropical húmedo, veranos cálidos y fríos inviernos con grandes reservas de agua dulce procedente del lago Biwa y que permite que los suelos sean bien drenados y ricos en nutrientes, ideales para el crecimiento de la Camellia sinensis.

Luego de todo el proceso de producción, se obtienen diferentes tés, desde Gyokuro y Sencha, hasta Houjicha, Matcha y Genmaicha. Como sabemos, la diferencia entre el Sencha y el Gyokuro es que el primero se cultiva y cosecha bajo exposición solar, mientras el segundo y más importante y reconocido de los tés verdes, no recibe luz solar dos semanas antes de la cosecha, obteniéndose infusiones de primerísima calidad.
Entre las sensaciones organolépticas de estos tés, podemos destacar el brillo que presenta el gyokuro con su verde característico, sus aromas herbáceos, pero sobre todo salinos, distinguidos, y armonía y equilibrio que expresa en boca entre una delicada acidez y notas dulces producto de su cultivo y el trabajo que Maiko le imprime a sus tés y que tan agradable resulta al degustarlos.

Es importante destacar la diversidad y la excelencia de los gyokuro de Maiko que transmiten no solo la historia, la cultura y las costumbres de Japón, sino también esa amalgama de aromas, sabores y texturas que se pueden vislumbrar  en el proceso de ceremonias indicadas para  cada uno de sus tés.

20 de julio de 2014

COLORES, AROMAS Y SABORES EN UNA CATA DE TÉ

El té, como el vino, y como tantas otras infusiones, posee diferentes descriptores que caracterizan el aspecto visual, olfativo y gustativo, pero teniendo en cuenta que más de 20.000 variedades de camellia sinensis y assámica se encuentran entre los cincuenta y sesenta países que producen té, nada simple es la tarea de uniformizar esa información en unas pocas líneas, por lo que intentaremos describirlos en forma general.
Sabemos que las variedades de lo que llamamos té, proviene de la camellia sinensis-sinensis, de la camellia sinensis-assámica o incluso de la camellia sinensis-cambodiana, pero las variedades más reconocidas mundialmente son el té blanco, el té amarillo, el té verde, el té oolong o té azul, el té pu-ehr o té rojo y el té negro. Cada uno de ellos difiere por el proceso de elaboración, presentando tés sin oxidación (blanco, verde, amarillo), hasta con oxidación total (negro). Desde este punto es que difieren cada uno de los atributos sensoriales.
El té blanco, con solo un marchitado y secado, presenta un aspecto visual en el que el amarillo pálido es su color más representativo, con aromas florales, muy delicadamente herbáceos, debido a que no posee oxidación, y sabores con notas florales y tenuemente dulces y frutales.
El té verde, también sin proceso oxidativo, presenta colores que van desde el amarillo pajizo, hasta dorados, verde limón, y en algunos casos verdes más intensos. Posee aromas muy frescos, vegetales como acelga, espinaca, más salinos a algas, y sabores herbáceos y salados, con algunas variedades que expresan ligeras características dulces.
El té amarillo presenta una mínima oxidación, pero es llamada, pardeamiento no enzimático, ya que no es el mismo proceso oxidativo de los otros tés, y sus colores se pueden ubicar entre el amarillo pálido, el ámbar o el amarillo dorado, con aromas delicadamente punzantes y levemente herbáceos, y sabores algo dulces con ligerísimo picor en final de boca muy característico de esta variedad de té.
El té Oolong, también conocido como té azul, posee un aspecto visual que va desde un amarillo verdoso hasta ocre intenso según el porcentaje de oxidación que cuente, lo que también variará en aromas y sabores, expresando en nariz aromas herbáceos, florales como a orquídeas, algo terrosos y sabores que destacan características dulces con notas a miel y tenuemente amargas en equilibrada relación.
El té Pu-ehr, o té rojo, posee colores que van desde el cobrizo, hasta el ocre y el caoba, en el aspecto olfativo permite identificar perfumes intensos, a malta, tierra mojada, torrefacto y algo de tabaco, algas maduras, producto de ser un té fermentado durante una importante cantidad de años.
Y finalmente el té negro, que posee una oxidación total con un proceso que incluye marchitado, enrulado, oxidado y secado, posee características visuales con colores intensos desde ocres hasta caobas, en el aspecto olfativo se expresan aromas intensos, cacao, regaliz, malta que se traducen en notas dulces en boca, persistente, siendo una de las variedades que presentan una mayor intensidad a lo largo de todo el recorrido por la boca, y esto se aprecia en cada una de la gran cantidad de tés negros de todo el mundo en cada uno de sus atributos. Bon Appetit.

3 de abril de 2014

MELLOW MONK: EL TÉ VERDE DE LOS MONJES

En los ámbitos espirituales budistas, los monjes van construyendo escalones de su vida hasta alcanzar los pisos superiores de la espiritualidad, nivel que les permite un desarrollo de la conciencia de importancia trascendental, pero hay otros monjes que también están en lo más alto, de inexplicable calidez, de suaves expresiones y que se desarrollan en una región tealera llamada Kumamoto, y que se los conoce como Mellow Monk.
Esta es la denominación de una compañía de té cuyo nombre significa “monje suave” (Mellow Monk) y que se cultiva en las montañas vírgenes de las zonas rurales de Kumamoto, en Japón. Es precisamente en el monte Aso, en el centro de la más meridional isla de Japón, llamada Kyushu, el óptimo entorno para el cultivo y la cosecha de estos tipos de tés en el que se combina el suelo fértil con un clima no muy frío, ni veranos muy calurosos.
Esta empresa productora de té obtuvo la certificación con un programa conocido como Granjero Eco de Japón, cuyo significado Eco deriva de ecológico y al que el gobierno japonés le otorgó dicho certificado que promueve métodos de cultivo que son ambientalmente responsables y de características orgánicas.
Este té verde Monk culmina su elaboración al estilo guricha o tamaryokucha, los cuales son hojas de té rizadas sin aplastamiento, pero su proceso de cultivo, cosecha y elaboración es similar al sencha convencional con la cosecha de las hojas jóvenes superiores durante su época de crecimiento, en la primer cosecha y cocinado al vapor.
Este “Top Leaf” de Mellow Monk presenta un aspecto visual que indica tenues coloraciones verdes, aromas que expresan su carácter vegetal, herbáceo, muy típicos del té verde sencha, sabores ligeramente salinos, con notas equilibradamente dulces, cremoso y finamente vegetal que lo hacen muy suave, muy distinguido, para disfrutar cada sorbo contemplando cada una de las agradables sensaciones y atendiendo pacientemente cada paso de lo que significa beber y gozar espiritualmente de ese momento único e irrepetible. Bon Appetit.

Las notas de este Blog están registradas en:

Dirección Nacional del Derecho de Autor nº845076-819756