Avales

Avales

23 de febrero de 2017

Kit de aromas para el té

¿Qué es la memoria olfativa?

La memoria humana funciona por asociación y siendo el olfato uno de nuestros sentidos más poderosos, no es extraño que creemos recuerdos ligados a ciertos aromas. A esta forma de guardar o evocar recuerdos se le llama memoria olfativa y esta se relaciona con el sistema límbico del cerebro, especialmente a la amígdala y el hipocampo, que tienen un rol muy importante en los procesos de la memoria.

Las personas tenemos algo llamado bulbo olfatorio, una estructura encargada de procesar la información enviada por los receptores de olores. A diferencia de otras memorias, la olfativa es más bien emocional.
Un aroma puede evocar situaciones o emociones, así como también generar una sensación positiva. No es coincidencia que tiendas y restaurantes ejerzan tanta influencia en sus clientes a través de los olores.
El bulbo olfatorio recibe esta información y la distribuye a diferentes partes del cerebro, sobre todo al sistema límbico. La amígdala conecta ese aroma con una emoción y el hipocampo relaciona ese olor con un recuerdo en la memoria. Así se forman los lazos que crean la memoria olfativa.
Las personas comenzamos a formar memorias olfativas muy temprano, incluso antes de nacer. Si un olor nos pareció agradable o positivo mientras estábamos en el útero, nos puede servir para calmarnos cuando bebés, razón por la cual los bebés reconocen el olor de su madre con facilidad.



¿Cómo se produce el nexo entre un aroma y un recuerdo?

El funcionamiento de la memoria olfativa es bastante interesante: nuestros receptores de olores, conocidos como epitelios olfatorios, ubicados en el interior de las fosas nasales, captan un estimulo olfativo y envían una señal eléctrica al bulbo olfatorio.
Como podemos ver los aromas forman una parte importante de nuestras vidas, es por ello que en Gyokuro Círculo Argentino del Té trabajamos en los curso de SOMMELIER DE TÉ Y MAESTRO DE TÉ con los kits de aromas que son "frasquitos" que contienen un muestreo condensado de las moléculas responsables de los distintos aromas del té. Su finalidad es entrenar el sistema olfativo del Sommelier y el maestro de té para que luego pueda buscar y detectar esos mismos aromas en los distintos tés

La Doctora Ann C. Noble, profesora de Análisis Sensoriales de la Universidad de Davis, California, fue la creadora de la mundialmente famosa "rueda de aromas" (The Aroma Wheel). Ella explicó también los métodos para preparar prácticamente todos los ejemplos de aromas encontrados en el vino, de los cuales derivó el negocio de los "Kits de Aromas", que potencian dichas fragancias para que el olfato se "entrene", ya que en el vino se encuentran esos mismos aromas pero en menor proporción, el mismo método se aplico para desarrollar los aromas del té.

En las clases de análisis señorial el alumno de GyokuroCírculo Argentino del Té entrena los aromas de los diferentes tés, la escuela contaba hasta ahora con 34 aromas a los que este año se le sumaron 36 aromas más provenientes de la Australian Tea Máster, con quien nuestra escuela tiene vínculos de amistad, sumando así un total de 70 aromas del té. 


La caja de aromas es un instrumento educativo y lúdico, que permite, a través de la diversión y el placer, agudizar la percepción, memorizar los diferentes aromas, identificarlos y recordarlos, para luego reconocerlos en el té, atreves del entrenamiento del olfato. Estos sofisticados aromas han sido diseñados para entrenar la capacidad olfativa y disfrutar aún más de la cata de tés.
Utilizando los aromas, el alumno podrá agudizar la percepción, memorizar aromas, identificarlos, recordarlos y luego reconocerlos cuando cate un té.

Autores:
Dra Analía Yamaguchi, médica clínica
Horacio Bustos Sommelier, director de Gyokuro Círculo Argentino del Té

Las notas de este Blog están registradas en:

Dirección Nacional del Derecho de Autor nº845076-819756